jueves, 1 de noviembre de 2012

ARTESANIAS EN CAÑA FLECHA


CAÑA FLECHA

El campesino le da varios usos: el tallo, una vez a florecido la planta, se emplea para cercar las casas; la espiga de la inflorescencia, para flechas de pescar; la panoja, como elemento ornamental casero al natural o teñida de vivos colores; de las hojas, se aprovecha la nervadura central para obtener la fibra para la trenza del sombrero; y el bagazo, se les da como forraje a las bestias cuando escasea el pasto, algunos le atribuyen cualidades medicinales diuréticas.

Obtención de la materia prima

se toman las hojas de mayor longitud, de textura homogénea y en mejor desarrollo. La nervadura central se aísla del resto del limbo mediante el proceso de 'raspado', acto que se lleva a cabo utilizando un cuchillo que se presiona sobre la nervadura en una banda de cuero sujeta a la parte anteroinferior del muslo del artesano. Tomando la nervadura con la mano izquierda y el cuchillo con la mano derecha, se hace pasar tantas veces como sean necesarias, hasta que la sustancia carnosa desaparezca y quede la fibra limpia.

Proceso de tinturado

Las nervaduras raspadas se seleccionan entre las que tienen algún pigmento y las que están completamente limpias. Las que tienen pigmento se someten a teñido para conformar los pares en blanco y negro con los cuales se elaborará la trenza.

Las fibras que tienen vetas o pigmentos se sumergen durante tres días en un 'barro' que se ha seleccionado de terrenos sedimentarios ricos en sustancias alcalinas, con un Ph de ocho a nueve.

Después se lavan para que salga el limo sobrante y toman un color oscuro, a causa de  la sal mordiente; luego se llevan a cocinar en una olla de cerámica con hojas de leguminosas, preferiblemente, o de otras ricas en grupos cromóforos que acentúen el color, entre ellas, la jagua, el dividivi, la bija y la cascara de plátano.

El procedimiento se repite hasta que la fibra haya tomado un color negro brillante o se acomode a la calidad del sombrero que se va a trenzar. Las fibras de calidad se someten a una cocción con cogollos de 'caña agria' para que blanqueen y se secan al sol.

Ancho de la fibra

El ancho de la fibra para trenzar se determina en el momento de iniciar la labor y puede estar entre 1,2 y 1,7 centímetros; la fibra base tiene un ancho hasta de un centímetro, que luego se 'ripia' con un cuchillo o con la uña del pulgar en anchos de 1 a 2 milimetros, según se vaya a trenzar un sombrero fino u ordinario. Las fibras de un milimetro se usan para sombreros finos y las anchas para los ordinarios.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada